martes, 11 de febrero de 2020

#FutFem: Tatiana Devito, una historia de no rendirse.




En el Día Internacional de la Mujer, desde nuestro sitio hablamos con una mujer que no sucumbió ante la adversidad de las lesiones sino que, redoblo la apuesta y aporta diariamente su granito a Independiente Rivadavia: Tatiana Devito


Desde Mundo Lepra tuvimos una charla exquisita con la jugadora leprosa. Ella nos demuestra que siempre hay opciones, que la lucha es diaria, que esta prohibido rendirse y que todo depende de cada uno. Se lesionó, se le complicó la recuperación e incluso estuvo internada. ¿Qué hizo ante esta situación? Creó la Escuelita de Fútbol Femenino y la  División Mayor. 

En nuestra primera entrega de este tremendo mano a mano con Tatiana te dejamos su llegada al club, la lesiones, la creación de Escuelita y su opinión sobre Giuliana Conte, su compañera de equipo y dupla técnica. 


- ¿Cómo fueron tus primeros días en Independiente Rivadavia?

Cuando llegué estaba ansiosa. Tenía muchas ganas de venir pero no sabia si me iba a gustar y adaptar.  Incluso trataron de convencerme de que no venga pero estaba decidida a venir.

- El fútbol siempre sorprende y a vos te tocó debutar con la camiseta de la Lepra ante San Martín, justamente tu ex club.

Si y fue bastante difícil porque muchas de mis ex compañeras no entendían que haya dejado San Martín. Se hablaron muchas cosas durante la semana que me hicieron sentir mal. Cuando viajábamos hacia la cancha mi mama me preguntaba que me pasaba y yo sólo respiraba hondo, no le podía contestar. Quería jugar bien y estar a la altura de vestir esta camiseta.


- Ese día la ley del ex no falló.  

Si, ese día ganamos 2 a 1 y por suerte se me dio el gol. Fue horrible, un choclo pero entró (risas). Por respeto no lo grité y solo dejé que me abrazaran. Después el partido se picó y el segundo gol si lo grité.

- Tu comienzo fue arrollador pero lamentablemente llegó la lesión y quizás los días más difíciles en tu vida.

El 28 de abril fue cuando me lesioné. Me fracturé la clavícula derecha. Fue bastante complicado porque yo pensé que iba a estar en tres meses jugando pero, la primera operación salió mal. Me habían puesto una placa con 7 tornillos. El 5 de septiembre me iban a sacar la placa, me suturaban y ya estaba lista

- ¿Y qué pasó?.

Cuando entré al quirófano se dieron cuenta que la fractura no había sellado. Entonces ahí me pusieron una clavija que empeoró las cosas. Como no era lo que tenia que ser, empezaron las infecciones porque la clavija se me salía. Llegué a estar internada una semana y media con limpiezas quirúrgicas. Me tocó apoyar al equipo desde afuera. Creo que lo hice bien

- En el clásico ante Gimnasia tus compañeras te hicieron una pancarta reconociendo tu apoyo...

Fue difícil verlo de afuera pero ese cartel me hizo pensar que las chicas me estaban esperando y que podía volver. Incluso volví pero me volví a lesionar, esta vez la rodilla. 


- Sin embargo, el hecho de no poder no te detuvo y trajo para Independiente Rivadavia la creación de la Escuelita de Fútbol Femenino, ¿cómo surgió la idea?. 

Yo trabajaba en la escuela de verano del Dalvian, donde también trabajaba Matías Puebla, hermano del profe Hernán (coordinador de la Escuelita Masculina del club). Con Mati siempre hablábamos de Independiente Rivadavia porque yo tenía decidido venir al club. El  me contó que acá no había inferiores. A mi me parecía importante que hubiera inferiores porque sentía que el fútbol femenino estaba por explotar.


- Entonces llegaste al club ¿y qué pasó? 

Llegué con esa idea en la cabeza. Como tenía muy buena relación con Giuliana lo hablamos, nos pusimos de acuerdo y presentamos el proyecto en el club. Las dos teníamos miedo porque si no lo había hecho nadie antes, ¿por qué a nosotras nos iba a funcionar? Pero aca estamos, empezamos con pocas niñas y el año pasado pudimos viajar a jugar con River. Salió bien (risas).



- Nombraste a alguien muy importante para la familia del fútbol femenino: Giuliana Conte.


Giuliana es mi hermana, mi familia. Creo que ella nunca termina de entender lo que significa para el club, el lugar que ocupa en Independiente Rivadavia. No toma consciencia de lo importante que es para el fútbol femenino.




- Le rindieron un lindo homenaje por los 50 partidos como Capitana.


¡Sí, se lo merecía!. Cómo te digo, ella no toma dimensión de lo que representa. Todo es más fácil con ella. Ese día lloré mucho (risas). Fue un dia muy especial primero porque volvíamos a jugar en el Gargantini con todo lo que significa y segundo porque ella venía de una semana difícil desde lo personal. Sabía que el homenaje le iba a hacer bien, la iba a poner feliz; sobretodo porque sus papas iban a venir a verla. Fue muy lindo y merecido.

- Ya que hablamos de Giuliana y su familia, se da un hecho no muy común en el club:  su mama y sus dos hermanas son jugadoras de Independiente Rivadavia, es decir la mas chica tiene a cargo a las mas grandes de la familia.  ¿Cómo es esta situación en los entrenamientos o los partidos?

Lo maneja bien, le dice Betty a la madre aunque por ahí le sale el "mama". Ella se olvida que su mama es la alumna pero lo maneja bien (risas). Si las tiene que retar las reta, si las tiene que dejar en el banco las deja, si les tiene que exigir más les exige. Betty es la que más caso nos hace. Por ahí sus hermanas son más chantas pero, las reta y se ponen las pilas.





Por Jonathan Moyano
Fotos: Gentilezas

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top