domingo, 24 de marzo de 2019

Al árbitro sólo le faltó gritar el gol


Independiente Rivadavia jugó, según lo visto durante el torneo, el peor partido en condición de local. No tuvo ideas para doblegar a un tibio Ferro que mostró ser un equipo con muchas limitaciones. Sin embargo y sin restarle responsabilidad al equipo, lo más espantoso fue el arbitaje de Suárez. 


Gastón Suárez fue el juez del partido disputado en el Gargantini. Lejos de tener una buena tarea, hizo todo lo contrario y fue el blanco de quejas por parte de todos los hinchas que no podían creer los fallos del colegiado.


La más escandalosa fue un córner que le regaló a la visita luego de un tiro libre ejecutado por un jugador de Ferro que se fue casi a la tribuna, Increíble pero real. Así fue llevando las acciones alternando pocos aciertos y muchos errores, más que nada a la hora de pitar pelotas divididas para el Verdolaga.

Como si fuese poco detuvo el partido para tomar agua y minutos después hizo lo mismo para que los médicos del club lo revisaran. Terminó siendo reemplazado por el cuarto árbitro Maximiliano Rodríguez. 

Por Juan Ignacio Villarroel
Fotos Osvaldo Gagliardi

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top