jueves, 23 de agosto de 2018

Hasta siempre, Comelles...



En el día de hoy falleció Pablo Agustín Comelles, uno de los principales artífices del primer ascenso de Independiente Rivadavia a la Primera “B” Nacional. A los 64 años y producto de un ACV dejó la realidad terrenal para convertirse en una estrella más del firmamento leproso. En Mundo Lepra lo recordamos.



Cuatro veces cuatro. El hombre que se convirtió en único. Alegró a cuatro ciudades con sus hazañas. Se ponía el buzo y te regalaba un ascenso. El cordobés más querido en Mendoza, aunque muchos no lo recuerden. Pablo Comelles fue el pionero y el encargado de que la Lepra ascendiera a la “B” Nacional allá por los comienzos del milenio. Se encargó de llevar al Azul a lugar que le correspondía hace rato, y logró darle la primer alegría al pueblo leproso.

Nació en San Vicente, Córdoba, el 4 de julio de 1954. Debutó en Primera el Talleres de Córdoba, y pasó por River, San Lorenzo, Boca, Belgrano, Atlanta, Independiente (Neuquén), Cipolletti y Cinco Saltos (Río Negro).



Luego comenzó su carrera como entrenador y logró su primer ascenso al Nacional “B” en el Torneo Regional del 94/95 con San Martín de San Juan.

Cuando comenzó a llamarse Torneo Argentino “A” volvió a lograr un título, esta vez con Juventud Antoniana y depositando al Santo salteño en la segunda categoría del fútbol argentino. Era su segunda estrella personal.

Ya en la temporada siguiente sería en la Lepra. Quedándose con la Zona 1 del torneo, se sacó de encima a monstruos como Villa Mitre, Huracán de San Rafael, Patronato y la C.A.I; venció a Villa Mitre por 2-0 en la penúltima fecha con dos goles de Claudio Del Bosco y consagró al Azul al ascenso a la “B” Nacional por primera vez en su historia.

Supo dirigir a un equipo lleno de grandes jugadores como Walter Bernabé, Ariel Macia, Felipe Canedo, Gastón Martínez, Cristian Salvatierra, el “Chato” Rosas, Gustavo “Perro” Di Marco, y el inolvidable Claudio “Turco” García, quien vino a retirarse a la Lepra, y de qué manera.

Finalmente logró otro ascenso más con General Paz Juniors la temporada siguiente, convirtiéndose en el técnico con más ascensos de la categoría. Luego no tuvo pasos felices por Patronato, Luján de Cuyo y San Martín de Tucumán, pero en su buzo brillan las cuatro estrellas de sus éxitos.

A los 64 años, falleció en Córdoba de un accidente cerebrovascular, pero dejó entre los hinchas azules su primera alegría allá por el año 2000. La Lepra pisaba la “B” Nacional, y se lo debemos a Pablo Agustín. ¡Hasta siempre!


Por Emiliano Bartolomeo
Fotos Gentileza

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top