miércoles, 25 de julio de 2018

Papá por siempre


Independiente Rivadavia se impuso desde los doce pasos ante Gimnasia y Esgrima por 4 a 2, en un partido que volvió a colocar a Cristian Aracena como un excelente atajador de penales. El Pity atajó dos en la serie y el público leproso, que fue mayoría, gozó nuevamente a sus eternos rivales. En los 90' la historia había terminado 1 a 1. 



La tarde empezó complicada para el equipo de Gabriel Gómez, ya que en 7' Patricio Cucchi marcó el primero del match. Sin embargo la Lepra pudo recuperarse de la estocada recibida y llegó a la igualdad gracias al tanto que marcó Federico Castro.

Aunque lamentablemente el panorama empeoró con la lesión de Mauricio Asenjo, quien salió con una lesión en el tobillo que lo alejará de las actividades por aproximadamente 30 días. En su lugar ingresó Lucero, quien no gravitó mucho en ataque. 

En el complemento Gimnasia comenzó a atacar mucho por la derecha de la defensa azul y desequilibró en varias ocasiones. Allí fue cuando se acrecentó aún más la figura del uruguayo Rodríguez para rechazar cada envío desde arriba y por abajo. A su vez el Azul tuvo la más clara con un remate de Imperiale que reventó el travesaño.


En los penales se lució Aracena, quien le tapó los tiros a Bauza y Oga, mientras que en Independiente anotaron Rébola, Castro, Negri y Lucero (sólo falló Talamoni). Ahora el equipo leproso espera por el ganador de la semifinal que jugarán Huracán Las Heras y Godoy Cruz. La final se jugaría en septiembre. 


Por Juan Ignacio Villarroel
Fotos: Osvaldo Gagliardi

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top