viernes, 16 de marzo de 2018

Caso Carrazco: Prohibido olvidar


Se cumplen 4 años de la muerte de Lucas Carrazco tras ser víctima de gatillo fácil en las inmediaciones del Gargantini, en un partido entre la Lepra e Instituto que terminó suspendido. Pasa el tiempo y el pedido de justicia está más vivo que nunca. 


El caso de Lucas Carrazo no es uno más en la vida del Club Sportivo Independiente Rivadavia ni de la propia sociedad mendocina, que el domingo 16 de marzo de 2014 se encontró con una nueva muerte en los estadios del fútbol argentino. Es que aquella vez nos tocó de cerca, en nuestro Parque General San Martín, y no en las noticias que llegan de lo que ocurre en Buenos Aires.

Este joven hincha de 22 años salió de su casa el viernes 14 de marzo de 2014 junto a sus dos hermanos. ¿El motivo? Concurrir a un encuentro de fútbol correspondiente a la Fecha 28 de la Primera B Nacional (segunda categoría del fútbol argentino) entre Instituto de Córdoba y la Lepra, equipo del que Lucas era hincha.


Partió de su hogar para nunca más volver, pero vivirá siempre en el recuerdo de los simpatizantes leprosos que esa noche vivieron la gran represión policial tras un apagón que dejó al Parque San Martín en penumbras y con el partido suspendido. Lucas Carrazco cayó al suelo producto de un proyectil que impactó en su cabeza y comenzó a vivir sus últimas horas de vida.

A los dos días de lo sucedido, el joven falleció producto de una hemorragia cerebral  en la Unidad de Terapia intensiva del Hospital Central. De allí en más, el caso comenzó a tomar más notoriedad en los medios locales y movilizó a amigos y familiares (junto a hinchas y socios de la Lepra) para pedir justicia por la dudosa muerte.

Luego de la trágica noticia, versiones cruzadas entre la policía y los allegados a Carrazo fueron tomando la escena periodística en los artículos. Con el pasar de los días y de la investigación judicial, resultó que un integrante de infantería, Diego Guzmán, fue elevado a juicio por la muerte del joven pero aún sigue en libertad. 



Lamentablemente Viviana Espina, madre del joven, falleció en 2017 sin poder ver que el caso de su hijo sea resulto. Sin embargo, por más impedimentos que haga la defensa del acusado, algún día un juez (esperemos que durante este año) dictará sentencia y ojalá se haga justicia. 

Desde nuestro sitio nos sumamos al pedido de justicia por la muerte de un ser humano que sólo quería ver al equipo de sus amores. Y como dice Patricio Rogelio Santos Fontanet (ex líder de Callejeros y actual voz de Don Osvaldo): "No olvidar, siempre resistir". 

Por Juan Ignacio Villarroel

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top