domingo, 16 de julio de 2017

Con vos me siento diferente



En la previa de un choque clave por la permanencia ante Villa Dálmine, nuestro periodista Jonathan Moyano escribió estas líneas que repasan un poco de lo vivido durante el campeonato. Lectura recomendada. 


El 27 de Agosto del 2016 empezó el periplo más importante y, por lejos, el más difícil de Independiente Rivadavia en la B Nacional. Sabíamos que íbamos a sufrir, que prácticamente era imposible pero eso no te detuvo la pasión porque el amor al escudo, los colores y la camiseta son más fuerte.



Muchas veces te fuiste del Bautista Gargantini, la Catedral del fútbol mendocino, con un nudo en la garganta, con lágrimas en los ojos y una desazón que te rompía el alma. Pero también te fuiste eufórico con goles en la última del partido y sino acordate del equipo de los milagros de Martín Astudillo, que con Reinoso o Yeimar te hicieron explotar de felicidad.


Tampoco nos olvidemos de los 8 empates seguidos que nos arruinaron el comienzo de este año o la incertidumbre tras la salida de Astudillo. El Pulpo también es gran responsable del presente que atraviesa la Lepra porque hay que tener memoria y recordar que que con él supimos mirar a todos desde la arriba. Sí, con Martín llegamos a ser líder de esta B Nacional que hoy nos encuentra cuarto y con chances, mínimas o no, de ascender.

Luego llegó Alfredo Jesús Berti y con él una lluvia de interrogantes hacia la comisión directiva porque, aunque haya sido duro, venía de dos fracasos o malas experiencias en su tiempo como DT (puede que sean apreciaciones fuertes pero es así) en Newell's Old Boys y Aldisivi, y con una inactividad importante. Pero la dirigencia encabezada por Agustín Vila acertó en la decisión y se lleva mi reconocimiento. 

Berti, de complicado comienzo (empató 1-1 ante Santamarina, luego perdió 3-0 contra Flandria e igualó 1-1 de local frente a Juventud de Gualeguaychú), empezó a ganarse la confianza del hincha leproso a fuerza de triunfos tanto en tierras propias como ajenas. El Pelado, quien fue objeto de críticas desde su anuncio como adiestrador leproso (me considero uno de los principales críticos de su elección como DT) cambió los cuestionamientos por elogios, los insultos por aplausos y los empates por victorias. Como se dice en la calle Berti le tapó la boca a más de uno (entre los que me incluyo) porque los resultados lo abalan y el nivel futbolístico también.


Si bien El Pela nos tapó la boca por los resultados pero sobre todo por cómo juega el equipo, todos los jugadores aportaron su granito de arena para luchar en tratar de salvar al equipo del descenso tanto con Astudillo como con Berti. Independientemente de la valoración personal que todos hacemos sobre el plantel profesional, hubo miles de invitados que estuvieron a la altura de la situación y en más de una oportunidad dieron que hablar: Los Caudillos del Parque.

Nosotros como hinchada demostrarnos que este amor por Independiente Rivadavia va mas allá del resultado deportivo, que este amor es distinto y que no entiende de categorías. Prueba de ello son: el banderazo antes de enfrentar Gimnasia de Jujuy (en un momento en el que el equipo no había ganado durante el 2017), las rutas teñidas de azul para copar Quilmes por Copa Argentina ante Colón, el sinfín de hinchas infiltrados en todas las canchas del país donde el Azul jugó y los 304 días (40 fechas) que estuvimos en zona de descenso directo alentando a pesar de ganar, empatar o perder. 


Si te queda alguna duda de que Los Caudillos del Parque son diferentes al resto de las hinchadas, buscame un equipo en el mundo que haya jugado 40 fechas en zona descenso directo y que cada vez que hizo las veces de local su estadio estuvo colmado como la Catedral durante todo el año ¡Bendita cultura del aguante de la cual somos parte! 



Hermano leproso, cuántas veces te dijeron: "Para qué vas a la cancha si van a descender". Cuántas veces escuchaste decir que de esta no zafábamos, y hoy la peleamos para ganarla definitivamente al promedio. Ni hablemos de los memes o del famoso barco de papel que tenía escrito "Lepra" y se hundía en un vaso de agua (video que se viralizó en las redes sociales). Ahora te pregunto, hermano de sangre azul: ¿Dónde están todos esos? ¡Yo no los encuentro, se los tragó la tierra! Como dice el querido Pablo Lescano en uno de sus temas más conocidos: "Más de uno se quiere matar".

No tengas dudas, ser hincha de Independiente Rivadavia es algo distinto, es único. Ser leproso no se puede explicar con palabras; sólo se entiende cuando mirás el escudo en cualquier parte del mundo o cuando pisás el Bautista Gargantini. Nunca dudes en sentir orgullo por este club, por estos colores y recuerda que cuando las malas llegaron estuvimos todos juntos alentando al equipo de primera y apoyando a las disciplinas del club. 

Por último te aconsejo que cuando escuches en la calle o en un asado con amigos "Los leprosos no saben de amor, no sienten la camiseta" simplemente te rías y digas "¿Qué me vas a hablar de amor?"



Por Jonathan Moyano 
Fotos: Nicolás Ríos y Osvaldo Gagliardi







0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top