jueves, 27 de julio de 2017

Con el grito atragantado

Los Caudillos del Parque y toda la sociedad leprosa no pudo festejar la permanencia en una hermosa noche en el Bautista Gargantini. Alrededor de 15000 almas pasaron por todas las emociones y no pudieron festejar la permanencia ante el Gato. Habrá que esperar a que el Milrayitas le de una mano a la Lepra ante Crucero del Norte. ¿Se hará realidad? 



Con el grito sagrado en la garganta. Los simpatizantes azules no pudieron festejar ante Atlético Paraná la tan ansiada salvación. Como en una película de suspenso, con un final lleno de dudas, el partido se tan frenético por momentos, que el nerviosismo se hacía presente no sólo dentro del campo de juego, sino en las graderías, donde cada alma leprosa llenó la Catedral con la premisa de lograr la victoria ante el elenco paranaense.

Pero el gol postrero de Caballero, antes de los 15 del primer tiempo enmudeció el Gargantini. El grito de gol de Caballero y compañía eran los únicos ecos que se escucharon dentro del Parque. La gente se miraba entre sí y veía como el Gato arrañaba primero y se hacía fuerte en territorio forastero.

El termómetro comenzó a subir y la parcialidad azul cantaba con furia. La Lepra comenzó a crecer en juego y su gente apoyaba hasta el hartazgo. Además, las decisiones de Echavarría inquietaban a los espectadores y desde las cuatro cabeceras bajaban los insultos para el hombre de negro, que permitía la visita hiciera del cronómetro, su más valioso aliado.

Pero los players azules se hicieron fuertes gracias al aliento de su gente, y arrinconaron al Gato que se defendía patas para arriba para mantener la ventaja. Allí apareció Irañeta, que luchó una pelota con Piris, el rebote al medio le permitió a Tarragona (el mejor en el local) fusilar al arquero paranaense y decretar la igualdad. Iban 28' del complemento y quedaba mucho tiempo por delante.

Atlético Paraná se metió atrás y aguantaba no sólo los embates de la Lepra, sino también la presión de los casi 15000 espectadores, que faltando segundos para los 45' soltó los fuegos de artificio y todo el "cotillón" para festejar algo que no pudo ser en la noche del Parque.

Habrá que esperar nomás, la mano de Los Andes, que recibe a Crucero en Lomas de Zamora. Que la Lepra se salve sigue dependiendo de sí mismo, pero la gente soñó más de 300 días con este momento. ¿Será el sábado de gloria para Independiente?

Por Emiliano Bartolomeo
Foto: Osvaldo Gagliardi

   

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top