domingo, 11 de junio de 2017

Promiedos: La guerra que debemos ganar




A falta de diez fechas, Independiente Rivadavia no deberá perder más puntos si quiere quedarse en la “B” Nacional. Para ello tendrá la difícil tarea de sumar de a tres en los partidos que le quedan en casa y buscar también dar algún batacazo fuera de la provincia. Acá detallamos lo que le queda a la Lepra y a sus rivales directos, ya que de ahora en más, si bien dependemos de nosotros, también dependerá de la suerte de ellos.



Si bien no depende de sí mismo, que la Lepra pueda sumar de 16 puntos a 20 en lo que queda del torneo, lo dejaría con un promedio de 1,228 o mayor. De por sí no estaría salvado definitivamente, pero es probable que sus rivales pierdan puntos en el camino. Además corre con ventaja, ya que enfrenta a rivales directos en casa como Crucero (Fecha 41); Douglas Haig (Fecha 43) y Atlético Paraná (Fecha 45). Este último quizás llegue al Gargantini con su descenso consumado. Será primordial para el Azul lograr buenos resultados en San Luis (Fecha 42) y de la seguidilla “de la muerte” que se le aproxima (Argentinos, Instituto, Chacarita y San Martín). Hoy el Azul tiene un promedio de 1,196 y estaría perdiendo la plaza.




El Gato paranaense es, sin dudas, el más complicado, y el que camina por la cornisa. Su bajo promedio y la baja cosecha de puntos en lo que va del torneo lo obligan a sacar más de 26 puntos de los 30 en juego. Y ni así podría evitar la pérdida de categoría, ya que debe esperar que la Lepra, Douglas y All Boys no sumen (dividen por tres) y que santiagueños, puntanos y Juventud Unida también no inflen su promedio. Para soñar con la salvación deben tener un promedio mayor a 1,252 (26 puntos). Además tiene que lograr sendas victorias ante rivales directos (All Boys en la 40º, Ctral. Cba. en la 43º e Independiente en la 45º) y en visitas difíciles a Puerto Madryn y Caballito. Una verdadera utopía para el Decano que en la próxima fecha quedará libre. Hoy los entrerrianos tienen 1,091 de promedio y es el último en la "maldita tabla".




Con la llegada del “Sapito” Coleoni y algunos refuerzos de renombre, parecía que Central Córdoba se olvidaría rápidamente de los promedios y comenzaría a mirar hacia arriba. Pero una racha de empates y la caída en Alta Córdoba ante Instituto volvieron a meter al Ferroviario en la lucha por no caer. El cuadro santiagueño está 22º en la tabla de promedios y necesitará más de 17 puntos para aspirar a quedarse en la “B” Nacional. De conseguir esa cantidad sumará un promedio de 1,243, de sumar menos de eso, estará destinado a esperar que los de arriba no sumen o pierdan puntos en lo queda del torneo. Igualmente lo favorece el fixture de acá a fin de campeonato, ya que juega con todos los de abajo: recibe en el Alfredo Terrara a Crucero (39º), Douglas Haig (41º) y Atlético Paraná (43º) y debe visitar a Estudiantes (SL) en la fecha 40 y cierra en Floresta ante All Boys. Ya perdió en el inicio de esta fecha por 2 a 0 ante Chacarita y enfrenta a Brown de Madryn en la 45ª. Hoy su número arroja 1,183 de promedio y perdería la categoría.



Panorama complicado para el Milán de Pergamino. Al igual que la Lepra, es uno de los que más le cuesta salir de la temida zona roja, ya que sus puntos dividen por tres campañas. El equipo dirigido por el “Guly” tiene el deber de sacar entre 15 a 20 puntos para poder respirar más aliviado con respecto a los temidos promedios. Aunque no la tiene fácil, con la Lepra a dos puntos y en senda levantada vendrá al Gargantini (fecha 43) con la necesidad de ganarle a Independiente. En la próxima viaja a la Patagonia ante Brown de Madryn en lo que será un partido bastante complicado. También tiene partidos con rivales que luchan por permanecer como All Boys (38ª) y Juventud Unida (46ª) en Pergamino y visitas a Santiago del Estero (41ª) y Flandria (45ª). Los partidos ante el Albo y la Lepra serán cruciales en el futuro fogonero. Su promedio es de 1,213 y estaría dejando la categoría.


Juventud Unida hoy por hoy, está fuera de todo, pero su fixture lo obliga a conseguir buenos resultados ante equipos que pelean arriba y no puede perder más unidades hasta el final del campeonato. Con 15 puntos podría llegar a permanecer un torneo más en la segunda categoría del fútbol argentino. Llegaría a los 1,236 y de no sumar sus seguidores, estaría casi salvado. Pero como dijimos, tiene partidos complicados: Chicago (39ª) e Instituto (41ª) en Gualeguaychú; Argentinos en La Paternal (40º); Chacarita en San Martín (42ª) son encuentros de alto voltaje para el Albiceleste. Las últimas tres fechas, serán finales por mantener la categoría (Crucero y Douglas en casa; Estudiantes en San Luis). Ayer cayó en el inicio de la fecha ante Los Andes por 1 a 0 de local y quedó con un promedio de 1,224: a un paso del descenso.




Los muchachos de “Pepe” Romero saben que si quieren mantenerse y no sufrir con la permanencia deben sacar 15 puntos o más para lograr un colchón de puntos importantes que ronde un promedio cercano a 1,268. Esto se debe a que tiene que cruzarse con varios equipos que luchan por quedarse. Lo negativo del Albo es que debe purgar una fecha libre en la 43ª. Tiene una seguidilla vital para quedarse ante Estudiantes (SL) en Floresta (fecha 37) y viaja a Pergamino a la siguiente para jugar con Douglas (38º). También visita al casi condenado Atlético Paraná (fecha 40) y cierra en casa ante Central Córdoba, quizás ya salvado. El partido quizás más duro será Guillermo Brown, en el Sur del país. Hoy están fuera de todo con un promedio de 1,237.


El Verde de San Luis ha levantado su perfomance en lo que va del campeonato. Hoy, más aliviado con respecto a los promedios necesita sacar 9 puntos y estará pensando en la próxima temporada, ya que alcanzaría un coeficiente de 1,252, respiraría tranquilo. Los rivales de Estudiantes son en gran parte con los que lucha por mantenerse: tiene que visitar a All Boys en la próxima; y a Juventud Unida en la 45º; en cambio, en casa recibirá a Central Córdoba (40º); a la Lepra (42ª) Flandria en la 44º. Cerrará su participación de local ante Los Andes. Su promedio actualmente es de 1,288 y están fuera de peligro.


El Canario de Jáuregui está muy cerca de olvidarse de los temidos promedios. Al dividir por sólo una temporada al hilvanar dos o tres triunfos su promedio sube drásticamente. A su vez, también es un arma de doble filo ya que de no ganar en esa misma cantidad de partidos, su coeficiente también baja y podría entrar en la zona roja. Es el equipo más cercano a la salvación, pero de sumar pocos puntos o perder partidos lo depositarán en el tan temido abismo. 14 puntos lo salvarían definitivamente pero deberá sortear a los rivales que luchan junto al Canario. También posee el fixture más difícil ya que juega con Gimnasia (J) (37º), Argentinos (39º) y Chacarita (41º) en Jáuregui, y debe viajar a Mataderos (vs Chicago en la 38º), Alta Córdoba (vs Instituto en la 40º) y La Ciudadela (vs San Martín en la 42º). Luego de esa seguidilla deberá enfrentar a Crucero en la siguiente en casa, enfrentar en San Luis a Estudiantes y jugar otra vez en el Carlos V ante Douglas Haig. Su promedio es de 1,294 y están, hasta ahora, salvadísimos.
Producción periodística: Emiliano Bartolomeo
Arte de imagen: Pedro Martín







0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top