sábado, 6 de mayo de 2017

Las apostillas ante Santamarina


El aire enrarecido fue la postal de la noche en el Gargantini. La parcialidad azul sufrió y alentó todo el partido: pasó por la incertidumbre, el enojo, la furia y la algarabía luego del empate de Tarragona. Así serán todos los partidos de la Lepra en casa, donde los nervios empezarán a jugar su partido.


Otro empate en casa. Independiente no puede ganar en la Catedral y los promedios empiezan a apretar la soga de la Lepra. La gente pasó por todos los estados, y parece que de ahora en más, así será cada vez que el Azul sea local.
El arranque demoledor de los muchachos de Berti hizo ilusionar a los espectadores leprosos. Parecía que Independiente se llevaba por delante a Santamarina y el gol estaba al caer. Pero todo se empezó a tornar marrón oscuro cuando Callejo (ingresó al inicio del complemento) y de palomita puso el 1 a 0.
Desde allí en más, el mercurio empezó a subir, y los murmullos, luego transformados en ira e insultos, empezaron a bajar desde las cabeceras. Para colmo de males, Yeimar se iba expulsado y el ánimo empezaba a empeorar.
Con la calculadora a flor de piel para los hinchas, el equipo a pesar de la inferioridad numérica, acorraló al Aurinegro y el gol de Tarragona de emboquillada, hizo delirar a las almas que ya parecían en pena.
El partido terminó con gargantas sin voz, insultos para algunos (Dolci, el apuntado por algunos de la platea) y caras largas luego otro empate para el local, que buscará su primer éxito en Jáuregui, el próximo martes a las 15:30, ante Flandria. Como siempre, el público leproso no paró ni parará de alentar.
Debut con igualdad para Berti
No fue el comienzo esperado para Alfredo Berti. Se lo vio enérgico a la hora de dar las indicaciones, pero sembró las dudas en los simpatizantes leprosos, en especial con sus cambios. Cuestionado por no dirigir desde 2014 y su poca experiencia como técnico, la platea azul recriminó sus decisiones, en especial cuando sacó a Tarragona, para meter otro defensor. Sin dudas deberá demostrar en los próximos partidos sus aciertos, la paciencia de la gente hace rato que es poca.
Cancha verde pero con algunos claros
Las intensas lluvias hicieron mella en el césped del Bautista Gargantini. Si bien se resembró el campo de juego en su totalidad y se veía bien a simple vista, se notaron algunos pozos en él, especialmente de lado de la platea cubierta. Los “cancheros” deberán trabajar arduamente para la próxima cita ante Juventud Unida de Gualeguaychú, el próximo domingo a las 16.
Primer empate de la historia 

Por primera vez Independiente Rivadavia y Santamarina empataron en un partido oficial. Hasta el momento el historial contaba con dos victorias azules y cuatro tandilenses. En Mendoza la visita nunca perdió.

Ante Santa la Ley del ex siempre funcionó

En los dos choques ante los tandilenses en la Lepra marcaron dos ex aurinegros: Curuchet y Tarragona. En la primera ronda el ex Colón anotó en la victoria azul y ayer el Toro Tarragol marcó un golazo.

¡Otra vez Yeimar!
El colombiano sigue siendo uno de los más queridos en el equipo. Pero volvió a pecar de novato y se fue expulsado por José Sandoval, luego de cortar un avance del equipo tandilense. Fue la segunda expulsión de Yeimar en la Lepra, la anterior había sido ante All Boys, en la segunda fecha y también por doble amarilla. Se retiró con un merecido aplauso general.
Homenaje a “Cacho” Cabrera.
No es novedad que la dirigencia de Independiente reconozca a algún viejo “leproso”. Ante el equipo tandilense no fue la excepción y Leonel Pákula y compañía homenajearon a Jorge “Cacho” Cabrera campeón de la Liga Mendocina en 1988 con el Azul del Parque.
Tribunas azules y… ¿naranjas?
Ayer fue sorprendente la cantidad de hinchas de la Lepra con un color poco familiarizado con el equipo del Parque: el anaranjado. Llamó la atención la cantidad de simpatizantes con el buzo de la antigua marca italiana que vistió a Independiente durante tanto tiempo y muchos hinchas usaron buzos, pecheras y también remeras de entrenamiento. Además, encima los suplentes de la Lepra y la terna arbitral ¡también estaban de naranja! Algo muy llamativo.
Tarragona amado y Dolci, el apuntado
La gente de Independiente no la pasó bien. Luego del empate del “Toro” Tarragona, el goleador hizo una seña a la popular norte que generó un tumulto entre simpatizantes que por suerte no pasó a mayores. Pero el apuntado y el más cuestionado fue Franco Dolci. Historias y enrosques cruzados en la noche del viernes.


Por Emiliano Bartolomeo
Foto: Osvaldo Gagliardi

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top