viernes, 21 de abril de 2017

Crónica de una salida anunciada


Luego de seis empates y una caída en lo que va del 2017, Martín Astudillo dejó de ser el técnico de Independiente. Realizó una campaña exitosa en la primer parte del campeonato, pero no pudo torcer el rumbo en la segunda mitad del presente torneo. La dirigencia decidió despedirlo y buscar otras alternativas.


La Era del Pulpo llegó a su fin. Se termina un ciclo de éxitos para la Lepra, donde el ex Alavés y Deportivo Maipú logró una gran cantidad de puntos, pero no pudo sacar al equipo de la zona de descenso. Por eso, la Comisión Directiva tomó la iniciativa de buscar nuevas opciones para intentar darle una vuelta de timón al presente azul.

Sin dudas que los adiestradores “hinchas” de Independie han dado buenos frutos a la cabeza del plantel de Primera. Lo fue Astudillo  que, al igual que Claudio Del Bosco, salió desde el riñón del club (era el técnico de las inferiores de AFA), agarró el fierro caliente en el peor momento y junto a Sergio Aldunate sacaron a la Lepra adelante, dándole un estilo de juego, una identidad, y lograr estar puntero en el campeonato. Hoy, el presente es distinto, y parece que la historia llegó a su fin.

Martín Astudillo debutó ante Talleres de Córdoba en el Gargantini, en la fecha 16 del torneo pasado, donde si bien sufrió ante el Matador, le jugó de igual a igual. Luego siguió  logrando una redonante victoria en Floresta ante All Boys y salvando al equipo ante Brown de Madryn en la Catedral (triunfo por 2-1).

Con la llegada de la nueva dirigencia, con Agustín Vila a la cabeza, lo mantuvo en el cargo y tuvo la difícil tarea de recortar el plantel y rearmarlo. Armó el equipo con nuevas ideas y cambió esquema y su forma de jugar. El “Pulpo” mantuvo una idea, lo que muchos técnicos nunca pudieron plasmar en el Parque.

El ex DT azul se va con 33 partidos al frente de la Lepra, donde salió victorioso en 10, empató 16 y perdió 7; lo que da una efectividad de 46%, donde su equipo hizo 32 goles y recibió 37. Unos números interesantes para un técnico que recién desanda su camino. Además convirtió al Gargantini en una fortaleza, donde logró una racha de 16 partidos sin caer en casa.

Se termina un ciclo importante para la Lepra, donde el “Pulpo” logró recuperar la sonrisa de los hinchas, quienes estarán agradecidos por sus logros. No pudo llegar al objetivo, pero hizo bastante mérito para quedar en el corazón leproso. Martín, que no sea una despedida, sino un “hasta luego”.


Por Emiliano Bartolomeo
Foto Osvaldo Gagliardi

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top