martes, 24 de enero de 2017

104 años de un amor sin límites


Este 24 de enero se festejan los 104 años del club más grande de Cuyo y en estas simples líneas expresamos nuestro necio amor por la Lepra. ¡Salud, caudillos!

La emoción, acompañada de alegría y de orgullo, emana hoy un poquito más que de costumbre. Hoy es un día especial, un día que muchos locos entienden y unos pocos simplemente no la viven. Esos pocos locos que no la viven se sorprenden al ver como vos, como yo, como el pueblo azul se desvive por estos colores, los colores del gigante del Oeste Argentino, los colores del CLUB SPORTIVO INDEPENDIENTE RIVADAVIA.
No existe una definición exacta para describir lo que es la Lepra, no hay un término que podamos utilizar para lo que sentimos cuando hablamos del Azul del Parque. Independiente es amor, grandeza, lealtad, orgullo, sufrimiento, ansiedad y vida por los colores. Ser leproso es una pasión que entiende de locuras por esta camiseta y no de razones.

Independiente Rivadavia transciende fronteras y transciende generaciones. Cuando somos niños crecemos bajo el manto de estos colores y aprendemos de las enseñanzas de un padre, una madre, un tío, un abuelo. La riqueza de este club está en crecer bajo la enseñanza de una generación que vivió en las buenas y estuvo en las malas. Antecesores que nos inculcaron el amor por estos colores.

Vos, al igual que ellos, sos necio, el leproso es necio por naturaleza pero tranquilo, no es un defecto es una virtud. No entendemos de categorías, ascensos y descensos. Sólo comprendemos de amor por la camiseta y apoyo incondicional. No te olvides que jugamos en el Malvinas y copamos, que viajamos a cualquier lugar del país y copamos, que jugamos en el Gargantini y explota la catedral.

Nuestro amado club es grande por su gente, la que esta y la que desde el cielo alienta pero también es grande por las proezas dentro de la cancha de nuestros amados ídolos. Por cuestiones de tiempo, no los pudimos ver jugar pero nos transmitieron su legado y está en nosotros mantener la leyenda de nuestros ídolos vivos y narrar sus historias a nuestros sucesores.

Quizás no te das cuenta pero también sos testigo de grandes hazañas en los últimos 15 años que debes mantener vivo: el gol del Lobo Cordone en el clásico, el 4 a 0 en 45 minutos o los dos descensos. También el gol de Fabbiani de mitad de cancha, los penales atajados por Vivaldo en el ascenso o la victoria al Rojo en el Gargantini.

Algún día vos tendrás que transmitir a tus descendiente esas gestas históricas que viviste o que te contaron. Llegará el día donde tu hijo te va a cantar “de chiquito mi viejo me llevaba a la cancha y me decía pendejo vas a ser de esas hinchada”. Y cuando llegue ese momento se te va a inflar el alma de orgullo por mantener viva la riqueza de este club.

Hoy muchos quieren que descendamos, quieren vernos caer pero no entienden que nosotros vamos a estar sin importar la categoría porque lo que sentimos es mucho más grande que una categoría o un antilepra de turno. Estoy seguro que seguiremos llenando tribunas y demostrando que la fiesta siempre será leprosa.

Querido pueblo leproso disfrute de sus 104 años de vida, disfrute de su amado club. Hoy levante la copa bien alto y brinde por ser hincha del más grande de Mendoza, del Oeste Argentino y recuerde que “Seremos recordados por pelearla más”.

¡Salud Lepra, felices 104 años!

Por Jonathan Moyano 

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top