lunes, 27 de junio de 2016

Hockey sobre patines: A 10 años de la hazaña en San Juan


Se cumplió un nuevo aniversario desde que Independiente Rivadavia venció a Unión de Villa Krause 3 a 2 en la final de la Liga "B" (hoy la A2), y se coronó campeón en las tierras sanjuaninas. Fue el primer equipo de Mendoza en darle una estrella Nacional a la provincia. Actualmente la disciplina no se practica en el club, pero en los últimos días una luz de esperanza se encendió para que resurja. 


Fue una noche de miércoles allá en el templo del hockey sobre patines. En San Juan, con una estadio colmado por los colores azules de Unión de Villa Krause, Independiente Rivadavia sacó la chapa de un grupo de pibes jóvenes con un hambre de gloria tal, que a pesar de la presión y las contrariedades propias de un clásico interprovincial, puso las cosas en su lugar y alzó la primera Liga Nacional para Mendoza.

A alguno se le puede escapar un lagrimón tres recordar que en aquel lugar los Azules del Parque, los nuestros, la Lepra, resolvió la final con una entereza firme y superó a su rival por un 3 a 2 claro, más allá del vendaval de situaciones con las que contó el elenco de Rawson, pero que el Rafa Ábalos se encargó de erradicar, volando de un palo hacia el otro; y hasta se dio el lujo de atajar un penal cuando se moría el cotejo.

Aquella "A2", así como se la conoce en la actualidad, parece una mancha imborrable en la memoria de los amantes del deporte. Y cómo que no, si en el Aldo Cantoni los David y Marcos Medina, los Denis Pellizzari, los Facundo Coccola, los Rafael, Sebastián y Emmanuel Ávalos, los Mauricio y Bernardo Lombardozzi, y los Ariel Díaz entregaron todo para que los corazones Leprosos explotaran de júbilo al son del '¡dale campeón, dale campeón! en San Juan.

El 28 de junio de 2006 estos chicos escribían una de las páginas doradas del hockey sobre patines para Mendoza, ya que nunca antes un equipo mendocino había logrado cosechar un título Nacional. Pasaron varios minutos de zozobra en la serie, que fue muy complicada, pero que la garra y la entrega le ayudaron a levantar el trofeo del campeonato.

Este grupo de muchachos, muchos de ellos de una edad corta, no fue lo único que logró esa temporada sino que además se alzó con dos títulos en la provincia, demostrando que el hockey en Independiente estaba para llegar muy lejos. Después vino el momento de partir. Los sueños y los anhelos viajaron hacia otros clubes, donde cada uno defendió otros sentimientos que no eran los suyos y hubo que sostener.

Sin embargo, hoy algunos se animaron a juntar unas voluntades y comenzaron los trabajos del el no tan utópico retorno para devolverlos al Parque, su lugar. En algún sitio, no muy lejos, brilla una luz y el sueño del regreso comenzó a dar los primeros pasos a la espera de poder dar el zarpazo. La Lepra se ilusiona.

EL CAMINO A LA GLORIA

Independiente Rivadavia formó parte del grupo "B", donde compartió unos arduos duelos ante Andes Talleres, Social de San Juan y Aberastain. Después, en los cuartos de final dejó en el camino a Leonardo Murialdo, en la semifinal dio cuenta de UVT y en la citada final derrotó a Unión de Villa Krause. Por el grupo "A", cabe señalar, estuvieron Godoy Cruz, justamente el Canario, UVT y Unión.

LA PALABRA DEL CAPITÁN

El arquero Emiliano Medina, quien fuera una de los artífices de esa gran contienda, habló con Sitio Andino (que gentilmente nos permitió compartir la nota) y contó que uno de los cimientos del elenco Leproso en el campeonato fue el "huevo, garra y corazón", la frase con la que el Azul del Parque comenzaba a rodar en la previa a cada partido.

Medina explicó que ese "equipo se destacaba por dejar todo dentro de la cancha" y, además, "siempre se sentía el sacrificio que hacían los padres para poderle dar las condiciones necesarias a la hora de jugar". El "Teto", el capitán del equipo Leproso, aseguró que "la final fue una dura batalla, pero que gracias a la entrega de todo el plantel se pudo lograr la primera Liga Nacional para Mendoza".

Sobre la chance de que se reflote el deporte en el club, el portero, hoy en Impsa, concluyó que "sería muy lindo que los dirigentes se puedan encolumnar para que el regreso sea posible".

LOS DIRECTIVOS DE AQUELLA ÉPOCA

Trabajaron arduamente para que Independiente Rivadavia llegara a lo más alto Jorge Lombardozzi, Humberto Ávalos y Mario Medina.

Producción periodística y gentileza: Martín Sebastián Colucci (Sitio Andino)
Fotos: Gentileza




0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top