sábado, 2 de mayo de 2015

La grandeza del Señor Felipe Canedo
















El Pitu Canedo tuvo un gesto que agiganta su figura de ídolo: dejó la pilcha de ayudante de campo y se puso a resembrar el campo de juego del Gargantini. Un fenómeno con todas las letras. 


El Pitu es crack. Corta la bocha. Por donde se lo mire, Felipe Canedo tiene eso que pocos poseen: alma de caudillo y humildad del pibe de barrio que nunca se la creyó. El ahora Ayudante de Campo de Quinteros tuvo un acto de cariño gigante (y al igual que gran parte del cuerpo técnico) ayudó a resembrar el campo de juego del Bautista Gargantini.

¡La pucha que es un ídolo de verdad! Cuando fue jugador del club, Canedo se las ingenió para jugar de casi todas las posiciones, convirtió goles, salió campeón, se hizo respetar en todas las canchas, fue siempre referente de los planteles que integró y hasta atajó en un clásico ante Godoy Cruz en la B Nacional. 

Siempre ligado a las inferiores azules, el Pitu estaba dirigiendo a la Cuarta división de AFA y también era DT del equipo superior de Liga Mendocina. Ahora le llegó la posibilidad de acompañar a Pablo Quinteros en el proceso que hoy comienza ante Instituto y el jueves pasado se volvió a vestir de crack. 

El Pitu comenzó a repartir semillas de césped en el campo de juego de la Catedral, cosa que no muchos integrantes de un cuerpo técnico habitúan a hacer. Un gesto digno de admirar de una persona que defendió la casaca azul con sangre, sudor y lágrimas. 

0 comentarios :

Publicar un comentario

Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top