lunes, 2 de marzo de 2015

Entienden el mensaje


El análisis de la Lepra en sus dos versiones: defensa y ataque. ¿Lo mejor? La entrega y el esfuerzo del equipo para traerse los tres puntos a Mendoza. 


La victoria de Independiente Rivadavia ante Sportivo Belgrano dejó algunos detalles para tener en cuenta. Ganó después de visitante (cosa que le cuesta mucho lograr) y lo hizo en una cancha en donde el campo de juego estaba muy difícil para jugar por la lluvia. Se trepó a la cima del torneo y el equipo volvió a mostrar una gran actitud y sacrificio para luchar cada balón.

Parece que el elenco de Garnero sabe como tiene que jugar: sangre, sudor y algo más. Puede rendir bien o mal, pero la actitud no se negocia. Clara muestra de esto fue la actuación de Gaspar Servio, que terminó atajando lesionado y se inmoló en su área para mantener el resultado. 

En defensa parece estar el punto más flojo del equipo. Allí los centrales se han mostrado (sumado al partido contra Estudiantes de San Luis) erráticos y han cometido errores que pueden pagarse carísimos. Ayer Leandro Aguirre fue el más prolijo de la última línea y Servio solucionó todas las fallas defensivas. 




En mitad de cancha el asunto va alternando en buenas proyecciones en ataque y algunos huecos que dejan expuestos a los defensores. En Córdoba lo positivo fueron las combinaciones en ataques comandados por Diego Cardozo y algunas intervenciones de Sanfilippo (a él le cometen el penal) y de Freddy Coronel, quien tuvo la chanche de liquidar el partido y falló. 

Por otra parte, en la delantera, Hernán Gautier tuvo una gran primera parte y volvió a meterla desde los doce pasos. Cuando el Negrito se animó siempre generó peligro. En tanto, Juan Pablo Pereyra intentó buscar espacios en ataque y colaboró en defensa. Además, el juvenil José Méndez ingresó sobre el final del partido y volvió a demostrar que con su velocidad puede darle varias alegrías al Azul.

En tanto, debemos rescatar el gran esfuerzo del equipo para imponerse en un terreno de juego que invitaba a nadar en el barro. En conclusión, la Lepra tiene síntomas de ir mejorando con el andar de los partidos y terminó la fecha en lo más alto de la tabla. Todavía tiene que ajustar tornillos en defensa, pero hay algo claro: "el equipo sabe que debe dejar la vida en cada pelota".


Fotos: Gentileza Diario Sports
Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top