martes, 9 de abril de 2013

Se desnudaron los errores


La Lepra volvió a perder, a mostrar falencias en muchos aspectos y se complica cada día más con los promedios del descenso.

Ayer, más que nunca, y ante un rival de jerarquía, se vieron las deficiencias de un equipo que tiene buenos y malos momentos a lo largo de los partidos.

Central demostró ser un equipo ordenado, sólido y con un juego variado tanto en ataque como en defensa. Independiente intentó jugarle de igual a igual y lo terminó pagando carísimo. El Canalla explotó al máximo los errores de la Lepra e incluso hasta pudo golearlo.

En el primer tiempo lo esperó, le dio la pelota, y el conjunto de Gamboa no supo atacarlo. Solo llegó con dos remates desde afuera de Allosa y dos cabezazos de Píriz Álves que no generaron peligro. Dos contragolpes le alcanzaron a los rosarinos para ponerse en ventaja en el marcador.

Luego, los primeros 15’ de la segunda parte, se vio lo mejor del Azul. Ofensivo, arrollador, con ideas y presencia en el área, con buen juego, firme en el fondo y demás. Llegó el descuento y hasta pudo empatar el partido de no ser por el palo izquierdo que le negó el gol a Fabbiani.

A raíz de esto, y producto del desgaste, el equipo regaló los 30’ restantes y Central que estuvo mucho más entero, se lo comió tanto física como futbolísticamente. El mediocampo no recuperó y la defensa marcó de la peor manera en cada avance. De no ser por Taborda la historia pudo haber sido una goleada.

Volvió a perder la Lepra y para amargura de todos se complica con los promedios del descenso, una vez más. Desde lo colectivo, la buena sintonía duró muy poco y no se puede pretender que un equipo gane si tan solo juega 15’ bien y en desventaja en el marcador. Los partidos duran 90’.

Foto Delfo Rodríguez
Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top