domingo, 31 de marzo de 2013

¿Qué te pasa corazón?



La Lepra vuelve a pelear por quedarse en la categoría, pese a haber tenido un arranque para ilusionarse. Todos pasan, pero el hincha queda y es el que sufre. El Azul tiene que salir de esta y hacerlo por su gente.

Todo pintaba para ilusionarse al arrancar esta temporada. Del Bosco había sacado al equipo del peligro, se jugaba lindo y se venía el tan importante año del Centenario.Y así lo fue. Con el ídolo como DT, Independiente peleó en gran parte por los primeros puestos de ascenso.

Lamentablemente, todo se derrumbó con las últimas derrotas de la primera rueda y el ex goleador azul abandonó su puesto para que Fernando Gamboa lo tomase. El fallido partido por los 100, el gran e inolvidable caravanazo habían quedado en el camino y llegaba el turno del Negro y su equipo.

En sus primeros partidos, en Córdoba, el equipo empató y no tuvo un juego vistoso. Luego llegaron victorias como la de Almirante Brown (3-0), Crucero del Norte (2-1) y Aldosivi (2-0), todas ante rivales que no propusieron demasiado en casa. También hubieron empates, como frente a Ferro y Defensa. 

Pero sin dudas que las tres derrotas que ostenta este equipo del Negro Gamboa han calado hondo en la gente. En Jujuy se vio lo peor del equipo (2-1), y contra Douglas y Gimnasia, ambas por 3a0, derrumbaron la ilusión de la gente.

¿De qué sirve tener la tenencia del balón, sino atacás generando peligro? Es como cumplir 18, tener licencia de conducir y no ir al centro en horas pico, por miedo. No sirve de nada. Para colmo, por desacoples defensivos y distracciones te traés 3 pepas en la canasta. Por ej: contra el Fogonero y el Lobo.

¿Hasta cuándo? Otra vez parece que la historia se repite. Al principio la ilusión, sobre el final las velas prendidas y los rezos por la permanencia. Independiente no es punzante, carece de verticalidad y para colmo, al goleador del torneo pasado no le dan una al pie o en la cabeza. Otro caso de jugador que en otro plantel la rompió o la romperá y acá no pasa nada.

Y es así como el hincha vuelve a reprocharse, temporada a temporada, por qué el equipo cae y lucha por no volver a esa categoría que tanto le costó salir. El DT y los jugadores tendrán dos difíciles tareas, todos las sabemos, no hace falta nombarlas.

No jueguen con nuestros corazones, no queremos que sean intervenidos, ni que se detengan y dejen de latir. La gente estuvo, está y seguirá estando por amor y porque así lo siente. Metéle, Lepra. Vos podés.

(Por: Juan Ignacio Villarroel)

  


Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top