miércoles, 20 de febrero de 2013

Carlovich: "Sería un orgullo que me inviten"




Su estampa quedará siempre en las vitrinas imaginarias del Club Sportivo Independiente Rivadavia. Tomás Felipe Carlovich, ídolo y leyenda, sueña con estar en el festejo del Centenario y cuenta lo que significa la Lepra en su vida.



Un distinto. Recordado y añorado por los hinchas leprosos de todas las épocas. Con tan solo dos campeonatos disputados con la azul, pero con una vuelta olímpica dada en 1976, Carlovich seguirá brillando en las retinas de cada fanático de la Lepra.

Un jugador homenajeado siempre por grandes personalidades como la de Diego Armando Maradona, José Pékerman y César Luis Menotti que lo han ponderado como lo mejor que han visto o escuchado. De perfil bajo, bohemio y con un gran sentimiento por el Azul del parque.

El Trinche, el Gitano, o el Rey como lo apodaron en nuestra provincia es uno de los máximos ídolos de la historia Independentista. Tiempo atrás tuvo un fugaz paso por la provincia y pudo hablarnos de lo que significó el club para él y lo que todavía representa.



-¿Cómo está, cómo se siente al estar nuevamente en la provincia que lo vio hacer magia con la pelota?

- Me da gusto estar en esta provincia que quiero tanto y que me hagan una nota, y más de la Lepra, me pone muy contento ya que es el club que me mostró futbolísticamente.

-¿Cómo era como jugador, con qué se caracterizaba?
-Yo como jugador era uno más, uno más del grupo, siempre quería sumar. Yo quería jugar y estar, no era más que nadie.

-Fue un jugador que se lo recuerda por su personalidad dentro y fuera de la cancha, a la hora de marcar goles ¿los gritaba?
-No era de gritar los goles, los festejaba más cuando los hacían los otros que cuando los hacía yo.

-Junto a Mémoli, Aliendro y Vergara, entre otros, es uno de los máximos ídolos del club. ¿Qué es y que significa Independiente en su vida? 
-Independiente Rivadavia fue una etapa muy importante en mi vida futbolística, siempre lo digo. La gente significó mucho, la provincia, siempre lo digo, es algo único que no te lo podés sacar de la cabeza. Me cuesta venir por mi salud, pero cuando vengo me hago una escapada. Es imposible olvidarse de esto.

-¿Le gustaría volver a trabajar en la institución? 
-Me encantaría trabajar en el club, aportar lo que uno aprendió y vivió acá. Trasmitírselo a los chicos, sueño con trabajar acá.

-Alguna anécdota que le haya quedado en la memoria de su paso por la Lepra, alguna locura que le tocó vivir.
-Me acuerdo un partido contra Belgrano de Córdoba, en un amistoso, le hice una bicicleta a un defensor en el mano a mano, quedé sin marca y la clavé al ángulo. Increíblemente el línea cobró fuera de juego. Increíble porque fue un auto-pase. Los árbitros siempre tuvieron lo suyo. En Rosario, en Central Córdoba, hice un gol desde mitad de cancha de tiro libre, la pelota picó en el travesaño y entró, pero me cobraron offside, inexplicable.

-Victor Legrotaglie recuerda a Armando "Conejo" Cortez, otro ídolo Azul, como el mejor defensor que lo marcó en defensa. Usted a quién recuerda. 
-Todos me marcaron bien  (risas). Siempre, como le pasó también al Victor, teníamos una o dos marcas, pero nos defendíamos para sacárnoslos de encima. A puro codazo.

- De esta fecha tan particular en la que estamos, en el año del Centenario, cómo se lo imagina, cómo lo vive. Respecto a la Cena de los 100, espera invitación nos imaginamos.
-Cumplir 100 años en un club no es de todos los días, más en Independiente que es el club más importante de Mendoza. Pero sino me invitan voy a venir de caradura (más risas) Creo que sería un orgullo que me inviten. Es un honor poder estar allí porque uno vivió cosas hermosas en esta institución.  

(Por Juan Ignacio Villarroel)
(Imágenes: Diario La Capital y Archivo ML)
Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top