lunes, 12 de noviembre de 2012

Figurita repetida



La Lepra cayó ante Banfield mereciendo al menos el descuento. Contó con innumerables situaciones en el complemento que desaprovechó. Los errores defensivos, el principal problema. No ganar de local, un karma. El análisis.

Analizar puntos perdidos de local en el último tiempo ya parece una costumbre. La Lepra perdió ante un duro equipo como es Banfield como local por 2 a 0 y se complicó en la tabla de abajo. Fue inestable durante los 90’ y a pesar de tener un buen ST, erró en los metros finales y ni pudo descontar.

Había que ganar. Y la Lepra salió decidida a sumar de a tres. Luego de un sofocón visitante que dio como resultado a Ayala lesionado, el Azul se vio inesperadamente 1 a 0 abajo cuando comenzaba a dominar el encuentro. Y posterior al gol, cuando volvió a encontrar su juego, el incidente del cartel que se quemó le enfrió, paradójicamente, el partido y los últimos minutos estuvieron de más.

Retrocediendo, mal, claro está, como en todo el partido, el Azul se encontró con el segundo gol de Banfield cuando el ST no llegaba ni a los 10’. Baldazo de agua fría. Así todo, Independiente se recuperó a ese shock y peloteó al Taladro el resto del partido. ¿Mereció descontar? Que no quepa duda, pero ojo, que fue muy vulnerable en las contras que tuvo su rival.

Independiente lo buscó siempre. Careció de solidez defensiva como hacía mucho no le sucedía. Un Chávez picante que dejó en claro porqué es el goleador del recientemente descendido sumado a un excelente planteo del Taladro, que jamás se metió atrás, fueron demasiado para un equipo que sucumbe casi siempre que juega de local.

Cuando llegó en el PT le faltó ser punzante y cuando lo fue en el ST le faltó errarle a los palos. Un partido con altibajos que deberá ser dejado atrás con un triunfo en Mataderos. 

(Foto: Télam)
Copyright © 2014 Mundo Lepra - El sitio nº 1 del Club Sportivo Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top