viernes, 26 de octubre de 2012

Cómo me voy a olvidar: Chau Trotta, chau mufa


Quinto recuerdo de un partido ante el rival de turno, hoy Boca Unidos. Cada semana subiremos un recuerdo de algún hincha acerca del partido que se le viene a la Lepra. Hoy recordamos una particular historia que le ocurrió a Pablo García. Si querés mandarnos tu recuerdo del partido contra Huracán que es el próximo, escribilo y mandalo a mundolepramza@gmail.com



Quizá el rival de turno, no sea de esos equipos que te generen alguna enemistad, es un equipo con el que no nos hemos enfrentado mucho y además no recuerdo ningún antecedente contra ellos. Boca Unidos arribó hace poco a la categoría, de todas las veces que nos hemos enfrentado, solo hemos ganado en una oportunidad.

El partido en el cual resultamos victoriosos fue en Junio del 2011 en el Gargantini y le ganamos por 3 a 1. Por entonces, el DT de turno era Jorge Ghiso. Pero justamente, el partido que recordaré será un empate y el hombre que ocupaba el lugar de DT fue un tal Roberto Trotta.

El ex técnico tuvo varios pasos por nuestro querido club, hay que reconocer que en el primer mandato hizo un buen trabajo. Lamentablemente, no pudo ascender en ese recordado equipo de Vivaldo, Ramos, Cordone, Aranda y compañía. Pero después no fueron tan buenas campañas las que le tocó dirigir en los difernetes pasos que tuvo por el club.

En mi opinión, Trotta no sabía nada, siempre sus equipos no eran capaz de hacer tres pases seguidos, sumado a su soberbia, era detestable. Todo lo que tenga que ver con Trotta me molestaba. Lo tenía atravesado. A continuación contaré los percances que tuve que pasar para poder ver a la Lepra jugando contra Boca Unidos un 9 de Abril de 2010.

Mi día comenzó como de costumbre cuando juega la Le', me levanté me vestí de Lepra y al momento de afeirarme, raudamente, me corté varias zonas del rostro. La mufa había comenzado. Del laburo me echaron, los motivos todavía los estoy buscando. A la salida del ex trabajo, un allanamiento fue la excusa para usarme de testigo. A partir de allí mi día pasó a hacer el peor de mi vida.

Desde las 12 del mediodía hasta las 19 recorrí miles de kilómetros y de barrios arriba de un móvil, que más podía pasar. Resulta pasé siete horas en busca de nada y con la mente maquinando a mil. Me largaron a hora y media del partido. De camino a la Catedral, subiendo por la tradicional Arístides terminé de llenar el cartón.

Odio a la policía. Quizá fue ese pensamiento el que hizo que en un abrir y cerrar de ojos, estuviese en un calabozo. Solo por qué, por ser leproso. A minutos de terminar el encuentro, pude sintonizar la radio de mi celular y saber que la lepra empataba. El choque finalizó y mi bronca era bárbara, me despidieron del trabajo, me usaron de testigo, me llevaron en cana. Estaba como Iron Man, a prueba de todo.

La noticia que alegró mi mes fue la salida de Trotta del banco de suplentes. Luego del empate, Roberto dijo no va más. Que alegría sentí, al poco tiempo conseguí empleo, gané en la Quiniela, mi vida cambió y por suerte de allí en más todo ha sido bueno en mi vida. El recuerdo quizá no sea el más indicado, pero necesitaba contar mi historia. La del "casi peor día de mi vida".

Por Pablo García, leproso siempre.


Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top