jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Quién paga los vidrios rotos?


Los hinchas de Independiente van a buscar a los de Argentino luego de ver los destrozos.

Independiente Rivadavia y Godoy Cruz reeditaron un nuevo derby liguero. De fútbol poco y nada, pero de incidentes hubieron por demás en Argentino. Nuevamente San José fue escenario de disturbios entre hinchas del Boli y de la Lepra. Autos con los cristales rotos y una historia que parece no tener fin.

Ayer, el clásico ante Godoy Cruz no fue uno más de los disputados por la desvirtuada Liga Mendocina. Fue un partido en donde se puso algo más que tres puntos en juego, sino que se puso en riesgo la integridad física de los hinchas presentes.

Lo que ocurrió, fue que un gran grupo de hinchas azules se acercaron hasta el Mauricio Serra de San José. El día y el horario no fue excusa para que cerca de 200 leprosos se hicieran presentes. El grueso de la parcialidad azul dejó estacionados sus vehículos en las calles aledañas del estadio.

Todo estaba tranquilo en la popular local, cuando se empezaron a producir corridas hacia las afueras de la cancha. Resulta que un grupo de hinchas de Argentino produjeron destrozos en los vidrios de los autos estacionados en las afueras. Al enterarse esto, los hinchas, comenzaron a perseguir a "los Bolistones".

Las calles del barrio vieron y fueron epicentros de los combates entre ambos hinchas. Piedrazos, palos y tiros fueron máximos exponentes de violencia. ¿Qué hubiese pasado si alguno de los hinchas envueltos en los disturbios, hubiese resultado herido de gravedad?

Seguramente nos estaríamos lamentando como amantes de este deporte y como sociedad. Porque ayer, se recrearon viejos incidentes entre hinchas de ambas instituciones. Esto no es de ahora, debemos mejorar como sociedad para que estos hechos no hagan que se siga alejando la gente de las canchas.

Muchos restos de cristales rotos quedaron en las calles, varios autos fueron atacados por hinchas del Boli.

Sabido es la rivalidad que existe por parte de todos los equipos mendocinos hacia Independiente. ¿Por qué jugar en San José, sabiendo los antecedentes que hay ente leprosos y bolistones?. ¿Por qué poner en peligro la integridad física de la gente que se acerca ver a los pibes? ¿Por qué tener que estar a expensas de que no le pase nada al propio vehículo de uno?

Basta de violencia y basta de jugar en una cancha donde el peligro está latente. El fin de semana pasado, se jugó la final del Top 10 Cuyano de Rugby entre Liceo y Marista. ¿Rugby? Sí, ese deporte de 30 jugadores, en el cual la fricción, el juego brusco y las técnicas del juego en sí, hacen que el campo de juego resulte más dañado que en un partido de fútbol.

Es tiempo de que el equipo de la Liga Mendocina dispute sus encuentros en el Bautista Gargantini. ¿Qué le pueden hacer 180 minutos de fútbol adicionales por mes a la Catedral? ¿ Qué mejor que la perla del parque para que nuestros futuros representantes hagan de local?

Es algo a replantear, al igual que el operativo policial que actuó en el partido ante Godoy Cruz. Cómo puede ser que un pequeño grupo de hinchas de Argentino hicieran desmanes, rompiendo vidrios y tirando piedras a metros del estadio y que ningún efectivo interviniera.

Todos los que interactuamos en la vida del club como del fútbol mendocino, tenemos que trabajar para que la violencia finalice. Para crecer como sociedad y para hacer del deporte más lindo del mundo, sea una disciplina en que nos sintamos orgullosos de participar.   

Por Juan Ignacio Villarroel.
Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top