sábado, 22 de septiembre de 2012

Cómo me voy a olvidar: De la agonía al éxtasis



Primer recuerdo de un partido ante el Tiburón. Cada semana subiremos un recuerdo de algún hincha acerca del partido que se le viene a la Lepra. Hoy recordamos la victoria por 3 a 2 sobre la hora, escrito por "Estirpe Leprosa ". Si querés mandarnos tu recuerdo del partido contra GELP que es el próximo, escribilo y mandalo a mundolepramza@gmail.com




El rival de turno es Aldosivi, un rival que históricamente nos ha cosatado mucho vencer. Por eso, cercano al choque ante el Tiburón, me vino el recuerdo de una victoria de esas que quedan en la mente. Fue  hace 4 años, en la temporada 2007/2008, que le ganamos sobre la hora con un penal a los 49 minutos. El parque fue un carnaval y por eso me animé a mandarle mi recuerdo a Mundo Lepra.

Tenía 15 años, el partido fue un lunes a las 21.00. La fecha, un 3 de marzo. Recuerdo que al día siguiente comenzaban las clases. Pero a quien le importaba si jugaba la Lepra. Muchísima gente se acercó esa noche a la Catedral, a mi mente se viene que viví el partido desde la tribuna de tablón.

El partido comenzó complicado ya que no encontrábamos la pelota y se complicaba para generar peligro. Pero apareció Caballero y habilitó a Giarrizo, un jugador muy puteable, que marcó el primero de la noche. Lamentablemente, antes de que terminara el primer tiempo, nos clavaron el empate.

Gómez y Ferrero hicieron exigir a Campodónico toda la segunda etapa. Con voladas impresionantes, el Uno era figura. El aliento ensordecedor de " Vamos la Lepra, ponga más huevo. Que se lo pide todo el parque entero" hacía encrespar la piel. Éste partido no se nos podía ir.

No recuerdo el tiempo de juego exacto pero el juez pitó penal a favor nuestro. Ferrero, el Oso, lo cambió por gol y nos hizo delirar de alegría. Pasaron los minutos e increíblemente, tres minutos antes del final, los Marplatences nos empataron. Que desazón. Y fue entonces, cuando bajó desde el cielo el aliento del Gringo Mémoli para que fuesen los de azul para adelante.

A los 49', el árbitro cobró un penal que hizo renacer nuestro espíritu. El valiente que agarró ese balón fue Sebastián Ferrero. Desde el alambrado esperaba el momento en que esa pelota toque la red. Cerré los ojos, le pedía a Dios que nos ayudara y sentí la acaricia del botín y el balón.

Con los párpados cerrados, mi oído captó el sonido de la pelota dando en el poste. No los quise abrir, fueron milésimas de segundo, el estruendo popular hizo despertar a toda la ciudad. La pelota dio en el poste y entró. Cómo describir tal alegría, a lo Lepra ganamos el partido. Inolvidable. 

Lo anecdota es que luego del partido  fui a dormir a mi abuela. Al día siguiente tenía que ir al colegio y era nuevo en él. El uniforme era pantalón de vestir y buzo azul. Yo entré vestido de Lepra, con  jean y un buzo azul con el escudo del más grande. Tres amonestaciones pero a quién le importaba, yo estaba feliz.

(Foto: Los Andes)
Escrito por Estirpe Leprosa
Copyright © 2014 Mundo Lepra - Sitio no oficial de Independiente Rivadavia | Diseñado por
Scroll To Top